Marcos Sierra Navarro · Oct 24, 2018 at 14:24
La mejora tecnológica en los diferentes factores que condicionan el sistema de siembra directa está suponiendo una revolución hoy en día. Tractores más potentes, nueva maquinaria de siembra más pesada y la mejor eficacia de los herbicidas son los más importantes.
Entre las ventajas destaca el ahorro de combustible y la reducción de tiempo en labores principalmente, aunque también son importantes la mejora de la estructura del suelo y la reducción en la erosión en el terreno. También existen estudios que afirman que la siembra directa conserva mejor la humedad en el suelo.
El principal inconveniente es el correcto manejo de residuos vegetales tras el cultivo anterior, así como la proliferación de malas hierbas específicas que se adaptan a esta práctica, en cuanto a esto último tenemos casos en los que el Bromus presenta un gran problema. Dependiendo de la estructura del suelo, puede haber problemas de compactación, siendo los suelos arcillosos los más idóneos para esta práctica, aunque requiere un minucioso manejo y siempre evitando las entradas de ganado y maquinaria en la medida de lo posible.

Marcos Sierra Navarro - Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA).