Miguel García Lapresta · Sep 06, 2019 at 13:29
Existe una agricultura de regadío muy avanzada en Aragón que incorpora los avances tecnológicos y científicos a su quehacer cotidiano y se encuentra en las vanguardias internacionales. Sin embargo, la mayor parte de las explotaciones agrarias tienen un importante retraso respeto de las más avanzadas.

Hay varios factores que dificultan la transferencia científica y tecnológica. Probablemente uno de los más influyentes es el poco recomendable sistema de valoración en la investigación, donde se prima por encima de todo el número de publicaciones en revistas especializadas por encima de la transferencia. Esto hace que los investigadores opten por los circuitos que más les recompensa.

Otro factor importante es la fragmentación competencial en la I+D+i que dificulta la eficacia en la implantación de modelos comunes. Faltan espacios para compartir las innovaciones y para dar visibilidad y proximidad a los avances.

También falta una estrategia clara en la que se prioricen aquellos aspectos más necesarios para avanzar en la adaptación a los grandes desafíos futuros. Hay mucho entramado normativo y burocráticos en los controles que restan eficacia a las inversiones en I+D+i.

También están las empresas del sector que combinan los avances tecnológicos con criterios comerciales. Todo esto crea confusión y, a la larga, desconfianza.

También está el factor cultural ya que el sector agrario es conservador y tradicional en general.

Miguel Garcia Lapresta - Zeta Amaltea