Ana Cristina Sánchez · Sep 10, 2019 at 14:59
Mediante esta operación, que se realiza con deshuesadoras, separadoras de hueso, ó pasadoras se eliminan los huesos de las aceitunas, de manera que no estén presentes durante el batido de la pasta ni en los procesos de separación del aceite de oliva.

Los huesos de las aceitunas constituyen una parte significativa de la masa de la aceituna y aportan enzimas de oxidación a la pasta como la polifenoloxidasa y lipoxigenasa. Como consecuencia de su eliminación se obtienen aceites con un contenido en fenoles más elevado y, por lo tanto, más estables a la oxidación. En lo que respecta a parámetros de calidad del aceite como la acidez, índice de peróxidos y coeficientes de extinción en el ultravioleta no se aprecian cambios sustanciales debidos al deshuesado.

El deshuesado de las aceitunas puede modificar también las características sensoriales de los aceites de oliva, aumentando las notas verdes y los atributos picante y amargo, debido al efecto en los compuestos volátiles y en el contenido en fenoles.

En general esta operación mejora la calidad del aceite de oliva, aunque la eliminación del hueso modifica las propiedades reológicas de la pasta, lo que puede afectar a la separación en el decánter. En este sentido, la incorporación de deshuesadoras en las almazaras convencionales puede ser complicada, más aún cuando el rendimiento de la extracción disminuye con esta operación.

Ana Cristina Sánchez Gimeno - Facultad de Veterinaria. Universidad de Zaragoza.